Semblanza del Maestro en Ciencias Germán Martínez Hidalgo

 

 

[1]El Maestro Germán Martínez Hidalgo, nace en Teziutlán, Puebla el 23 de diciembre de 1929, hijo de Germán Martínez Arzubide y Carmen Hidalgo Zavala, es nieto de Rafael Hidalgo Ynojar quien fuera diputado estatal y amigo personal del Lic Manuel Ávila Camacho. El Maestro Germán Martínez Hidalgo es sobrino de Germán List Arzubide y primo de la actriz Silvia Pinal. La calle principal en la Ciudad de Teziutlán, la Avenida Hidalgo es por su tío abuelo Manuel Hidalgo Ynojar. El Maestro Germán Martínez Hidalgo siempre expresó orgullo de sus raíces judías, de quienes -comentaba- heredó la pasión por el saber y la cultura.

En la Hacienda de su abuelo, en Teziutlán, eran frecuentes las visitas del amigo de la familia y vecino Vicente Lombardo Toledano, el Maestro Germán Martínez Hidalgo tenía muy presente muchas de las sanas discusiones que de él escuchó.

Pasó sus vacaciones de 1939 en la Feria Mundial de Nueva York, recordaba con frecuencia que el pabellón que más le impresionó fue el de la Unión Soviética. A su regreso a México, su familia se establece en la Ciudad de Puebla, en donde cursa sus primeros estudios en la Escuela José Maria Lafragua. Al salir, alcanzaba a su Madre Carmen Hidalgo al Museo del Estado hoy Museo del Alfeñique en donde ella laboraba, recorría el Museo casi a diario y lo conocía muy bien.

En sus años mozos, junto con otros cuatro estudiantes y el Ingeniero Luis Rivera Terrazas fundó en 1950 la Escuela de Físico Matemática de la Universidad Autónoma de Puebla -Facultad que tanto orgullo le ha dado a la Universidad y al Estado-; su amor por las matemáticas lo llevaron a ser el primero en inscribirse. Paralelamente cursaba la carrera de Ciencias Químicas y no es sorprendente saber que ambas los completó felizmente.

Como becario del Observatorio de Tonanzintla, hoy INAOE, tuvo el privilegio de contar con la amistad del astrofísico Harlow Shapley “el agrimensor de nuestra galaxia” con quien platicaba de ciencias, astronomía y de la situación política del mismo Shapley en México, ya que el astrónomo estadounidense era perseguido por el macartismo en su país; tales comentarios influyeron mucho en el pensamiento crítico que siempre demostró el Maestro Germán Martínez Hidalgo.

Ocultar contenidos

[2]Años más tarde tuvo el honor de tomar cursos de física teórica con el premio nobel Richard Feynman. Colaboró activamente en algunas investigaciones estelares con el astrónomo mexicano Guillermo Haro y realizó cursos de posgrado en el Observatorio de Yerkes, Wisconsin, Estados Unidos. En su vida profesional, fue Director de la Normal Superior del Estado de Puebla, en donde actualizó los planes de estudio, haciendo especial énfasis en las Matemáticas y las Ciencias.

Su espíritu innovador lo llevó a ser Maestro fundador del Instituto Tecnológico de esta Ciudad en 1972. En 1979 en la conmemoración del centenario del nacimiento de Albert Einstein, el Maestro Germán Martínez Hidalgo organiza en el Instituto Tecnológico las “Jornadas Einstenianas”; un ciclo de conferencias sobre el científico, la Relatividad, etc. Impartió clases por más de 30 años en el Tecnológico y es recordado por sus alumnos como su mejor profesar. Idea que comparten sus actuales estudiantes de la Universidad Iberoamericana.

En 1981 gracias a una de sus pasiones: la Astronomía; le regala a esta ciudad: La Sociedad Astronómica de Puebla A.C., asociación que sigue trabajando activamente. Desde su fundación hasta comienzos de este año, no hubo semana en que no impartiera una plática científica a los asistentes.

Su inquietud por la divulgación científica, lo estimula a pensar que un Planetario es la medida del desarrollo intelectual de una ciudad. Con tenacidad y pasión se dedica a escribir innumerables cartas al entonces gobernador Dr. Alfredo Toxqui Fernández de Lara promoviendo la creación de un Planetario, que fuera orgullo científico y cultural de los poblanos; colocando de esta manera, en el mapa estelar a la ciudad de Puebla.

Gracias a la acertada visión del entonces Gobernador Guillermo Jiménez Morales, a quien le toca inaugurar en 1985 el Planetario; pone la dirección del nuevo Planetario en el poblano que soñó con un centro masivo de divulgación científica: El Maestro Germán Martínez Hidalgo. En palabras del Lic. Jiménez Morales: “Fue mi mejor acierto haberlo nombrado, Primer Director del Planetario”.

Ocultar contenidos

[3] Durante sus doce años como director, los poblanos y visitantes nacionales y extranjeros, encontraron en este recinto científico, entretenimiento y conocimiento. Con su muy particular estilo, el Maestro Germán Martínez Hidalgo crea el ciclo de conferencias “Sábados en la Ciencia” y de manera gratuita miles de poblanos hicieron del Planetario su centro de recreación cultural.

En 1992 organiza el Primer Congreso de Planetarios de Iberamérica y aprovecha para presentar su hipótesis de considerar al Planeta Plutón y su luna Caronte, como un sistema doble planetario, mas que sólo un planeta y su luna, por la singular rotación de estos dos cuerpos celestes. Tal idea le vale la invitación como miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York; también recibe las felicitaciones por su labor divulgativa del cineasta Steven Spielberg y fue honrado con las palabras del filósofo británico Alan Woods.

Con esa visión en la Historia de la Ciencia que siempre lo caracterizó, en el Planetario tuvo la oportunidad de organizar el Festival Bohr en 1985, el Homenaje a Newton en 1987 por el 300 aniversario de la publicación de Principia Mathematica, el ciclo de Kepler, el Festival de Laplace, el ciclo Hubble, Egipto y sus Tesoros, impartió decenas de conferencias en 1986 por la visita del Cometa Halley, divulgó con entusiasmo sobre el Eclipse Total de Sol de 1991 en donde también tuvo la oportunidad de diseñar y patentar un Visor para el Eclipse, con el que miles de poblanos disfrutaron de este evento astronómico. En todos los ciclos de conferencias que organizó asistieron los Embajadores de las naciones representadas.

En verano organizaba cursos para niños sobre Astronomía, Química, Matemáticas, Electricidad, Fotografía, Computación, etc. entre otros.

Puebla recibió en el Planetario, como invitado personal del Maestro Germán Martínez Hidalgo al astronauta mexicano Rodolfo Neri Vela, quien impartió interesantes pláticas sobre su aventura espacial.

Durante 10 años, los radioescuchas se deleitaron con las charlas científicas del Maestro Germán Martínez Hidalgo en el noticiero radiofónico del Sr. Enrique Montero Ponce. Era una amena forma de comenzar los sábados para miles de poblanos; el espacio radiofónico creció y se incorporaron personas como el Arqueólogo Eduardo Merlo, el Padre Nacho, Horacio Reyba, Miko Viya, etc. En incontables ocasiones divulgó eventos astronómicos en las televisoras de la Ciudad.

Ocultar contenidos

[4] El choque del cometa Shoemaker Levy 9 con Júpiter, fue el motivo para que en 1994 por invitación del entonces Director de El Sol de Puebla, Rodolfo Sierra Sánchez, iniciara otro de sus proyectos -orgullo de la Ciudad de Puebla- la divulgación de la Ciencia a través de una plana semanal. Sección que continua y continuará por mucho tiempo, gracias al extenso trabajo que dejó escrito.

Desde entonces, cada lunes ha publicado hasta la fecha y de manera ininterrumpida cerca de 800 artículos de divulgación científica. Una sección tan profunda, amena, apta para todo público sin igual en iberoamérica. Tan vasto es el trabajo divulgativo que podemos hablar de una Enciclopedia Científica Poblana.

Podemos conocer a través de sus publicaciones, el pensamiento universal, filosófico y científico del Maestro Germán Martínez Hidalgo. Los temas que manejaba eran tan variados, como por ejemplo: la Primera revolución monoteísta en el antiguo Egipto, hasta el misterio de la Materia Oscura del Universo, pasando por el electromagnetismo, los elementos químicos, las partículas, la mecánica cuántica, la gravitación, las estrellas pulsares, las cuerdas cósmicas, las nebulosas etc., así como las biografías de científicos y muchos temas más en general de física, matemáticas, astronomía, química, siempre comentados con rigurosidad científica, en un marco histórico y filosófico.

Fue invitado a dar clases y conferencias tanto para alumnos como a Maestros en diferentes Universidades y Escuelas, como la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla -BUAP-, la Escuela Libre de Derecho, la Universidad Iberamericana, la Normal Benavente, la Normal Superior del Estado, la Universidad Popular Autónoma de Puebla -UPAEP-, la Universidad Interamericana, entre otras.

Recibió la invitación y asistió al Congreso Aeroespacial de Moscú en el año 2000 y en 2005 fue recibido con gusto en la Universidad de Kazan en la República Tártara, en dónde conoció más del creador de las geometrías No Euclidianas, Nikolai Lobachevsky. Sus viajes, eran auténticos paseos culturales, somos testigos a través de su sección divulgativa en El Sol de Puebla de su visita al Observatorio de París para conocer más de Jean Urbain Leverrier, quien descubrió Neptuno por métodos matemáticos, o sobre el Péndulo de Focault en la Catedral de Santa Genoveva, también en París.

El Maestro Germán Martínez Hidalgo es conocido como un gran divulgador, un humanista, un filósofo, escritor y hombre de profundo respeto hacia la naturaleza, siempre con buen humor, de gran carisma y un gran amigo. Era característico verlo caminando par la ciudad con un libro bajo el brazo, siempre con un libro. Pero sobre todo, era notoria su sencillez. Se recuerda las amenas pláticas con sus conocidos en las calles de esta ciudad, dejaba en todos un nuevo conocimiento y el interés optimista por aprender de otros temas.

Su huella en Puebla es palpable, la han vivido miles de estudiantes que se hayan preparado en el Instituto Tecnológico o en la Facultad de Físico Matemáticas, miles de poblanos se deleitaron con escucharlo en el radio o asistiendo a una de sus conferencias ¿Quién no ha ido al Planetario y se ha maravillado con una conferencia o una presentación científica? El Maestro Germán Martínez Hidalgo no buscaba premios u homenajes, pero le reconfortaba saber que ayudaba a los estudiantes en su éxito académico o que despertaba el interés por el saber a muchos habitantes de nuestra Ciudad.

Es reconocido por ser un gran lector, asiduo visitante de las librerías de Puebla y de cuanto lugar que visitaba. Siempre con un libro bajo el brazo, pues manifestaba que uno nunca sabe si a donde vamos, nos harán esperar.

En este Año Internacional de la Astronomía, le rendimos un merecido homenaje.

Ocultar contenidos