inaoe.edu.mx
INAOE | SALA DE PRENSA
Asignar puntaje:
 

La colección de placas astronómicas de la Cámara Schmidt de Tonantzintla será registrada en la Memoria del Mundo de la UNESCO

 

Santa María Tonantzintla, Puebla, a 23 de febrero de 2015.- El domingo 22 de febrero, en el marco de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, se registró oficialmente la colección de placas astrofotográficas de la Cámara Schmidt de Tonantzintla en el Programa Memoria del Mundo.

Dicho programa fue creado por la UNESCO para coadyuvar en la preservación y difusión del patrimonio mundial documental. Entre los acervos mexicanos que ya forman parte del mismo destacan la Biblioteca Palafoxiana, el Códice Techaloyan de Cuajimalpa, los Códices del Marquesado de Oaxaca y los Fondos del Archivo Histórico del Colegio de Vizcaínas.  

El Dr. Alberto Carramiñana Alonso y la escritora Elena Poniatowska, durante la ceremonia realizada en el Palacio de Minería. Foto: archivo INAOE.

En la ceremonia de entrega de reconocimientos Memoria del Mundo 2014, la Dra. Rosa María Fernández de Zamora hizo una breve descripción del programa. Asimismo, el Comité Mexicano de Memoria del Mundo UNESCO hizo la entrega de reconocimientos a los siguientes acervos: la colección de placas astrofográficas de la Cámara Schmidt de Tonantzintla (INAOE); el Fondo Aereofotográfico del Acervo Histórico (Fundación ICA); El Cocinero Mexicano, 1831 (Fundación Herdez, A.C.); los Documentos Sonoros Raúl Hellmer: Grabaciones Históricas de la Música Tradicional Mexicana, (Fonoteca Nacional / CENIDIM); la Correspondencia de la Guerra de Castas de Yucatán (SEDECULTA); el Acervo Aereofotográfico Histórico del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), y "Cri Cri, el Grillito Cantor" en el Archivo Histórico de Fomento Cultural Gabsol, A.C.  

El Dr. Carramiñana y Elena Poniatowska Amor recibieron el reconocimiento de manos de la Dra. Nuria Sanz, Directora de la UNESCO en México. Foto: archivo INAOE.

Por parte del INAOE recibieron el reconocimiento Memoria del Mundo para la colección de placas de la Cámara Schmidt la escritora Elena Poniatowska Amor y el Dr. Alberto Carramiñana Alonso, Director General de este Instituto.

Se trata de un reconocimiento al arduo trabajo científico realizado en Tonantzintla a lo largo de medio siglo. Foto: archivo INAOE.

La trascendencia histórica del referido acervo astronómico raica en que contiene los primeros registros de las observaciones del cielo en esta posición geográfica. Además, no existe en ninguna otra parte del mundo una colección espectral tan grande como la de Tonantzintla, donde se muestreó básicamente todo el centro de la galaxia y uno de sus polos.  

El reconocimiento coadyuva en la protección y difusión del acervo. Foto: archivo INAOE.

La colección es fiel reflejo del quehacer científico realizado a lo largo de medio siglo por algunos de los más destacados científicos mexicanos, entre ellos el Dr. Guillermo Haro Barraza, en el Observatorio Astrofísico Nacional de Tonantzintla (OANTON) de 1942 a 1971 y, posteriormente, en el INAOE, de 1971 a 1994.            

El Dr. Alberto Carramiñana Alonso habló sobre la colección de placas, su historia y trascendencia científica. Foto: archivo INAOE.

El Dr. Alberto Carramiñana Alonso comenta que el registro de la colección de placas de la Cámara Schmidt en la Memoria del Mundo es un hecho importantísimo: "Se trata del registro que hicieron aquí en Tonantzintla en su momento Luis Enrique Erro y especialmente Guillermo Haro de todas las observaciones astronómicas realizadas principalmente en los años cincuenta y sesenta, con descubrimientos que son hitos en el conocimiento universal".  

La Dra. Nuria Sanz, Directora y Representante de la UNESCO en México, hizo un resumen de todos los proyectos reconocidos este año y habló de la relevancia de rescatar la memoria documental en México y en otros países. Foto: archivo INAOE.

El también astrónomo añade que el INAOE desarrolla un proyecto de digitalización de la colección para su conservación, difusión y explotación científica: "De hecho es una solicitud de la Unión Astronómica Internacional a todos los observatorios que trabajaron en la época en que el registro fotográfico se realizaba en placas de vidrio. Cada placa contiene la información del cielo en un particular instante, y no es lo mismo verla 50 o cien años después". 

Por su parte, el Dr. José Guichard Romero, investigador del INAOE, informa que el proyecto de digitalización se lleva a cabo de tal manera que no se trata de sólo tomar una foto de las placas, sino de realizar un escaneo muy preciso y sofisticado de las mismas y digitalizarlas de tal forma que se puedan recuperar todas sus características y analizarlas astronómicamente. Para esto se desarrollaron algoritmos computacionales para una óptima  utilización de los escáneres, que corrijan los efectos de de distorsión y de borde (errores geométricos) que normalmente se produce durante el mismo proceso de digitalización y, lo más importante, para extraer la información de las mismas y, por ejemplo, determinar y analizar los espectros, las condiciones físicas o características químicas de los objetos que están ahí. Ese proceso ya está terminado.

Aspecto de la ceremonia del pasado domingo en el Palacio de Minería. Foto: archivo INAOE.

La idea original surgió con las tesis de maestría y doctorado de la Dra. Raquel Díaz Hernández, responsable técnico del proyecto en el INAOE, agrega el astrónomo, y subraya que desde 2007 se ha trabajado en el desarrollo y mejoramiento de los algoritmos. Actualmente ya se tiene un proceso definido para la digitalización  de las placas y de hecho ya se ha digitalizado la mayoría de ellas. Este ha sido un proyecto interdisciplinario en el que participan astrónomos e investigadores de ciencias computacionales.

El Dr. Guichard apunta que a futuro se pretende desarrollar una base de datos a la cual tendrá acceso la comunidad astronómica mundial, la cual podrá estudiar la cantidad impresionante de información plasmada en las placas.

En cuanto al registro del acervo en el Programa Memoria del Mundo, señala que es el reconocimiento a la labor de los fundadores del OANTON y del INAOE: "En su momento Tonantzintla fue uno de los centros astronómicos más importantes del mundo y los trabajos realizados con la Cámara Schmidt fueron fundamentales para el estudio y descubrimeinto de muchos objetos celestes como los objetos Haro-Herbig, las galaxias Haro, las estrellas ráfagas, etcétera".  

Las más de 15 mil placas tomadas con la Cámara Schmidt, el telescopio con el cual se equipó desde sus inicios el OANTON, eran fabricadas por la empresa Kodak. Son de vidrio, miden 20.3 por 20.3 centímetros y tienen un milímetro de grosor. Con ellas, Guillermo Haro estudió regiones de formación estelar, estrellas ráfaga, objetos azules, estrellas dobles, etcétera. De hecho, cada placa contiene miles de objetos celestes.  

Las placas se pueden dividir fundamentalmente en dos tipos: las espectrales, que fueron tomadas con un prisma objetivo, y las de imagen directa, de las cuales hay alrededor de ocho mil. Entre éstas se encuentran las de exposición múltiple: durante las noches, el telescopio era desplazado poco a poco y cada placa se exponía varias veces, de tal manera que en la misma se obtenían imágenes múltiples de cada uno de los objetos celestes estudiados. Esta técnica desarrollada por Guillermo Haro fue empleada posteriormente en otros observatorios, ya que además de utilizar de manera más eficiente el costoso material, era mucho más fácil analizar objetos, como en el caso de las estrellas variables.  

El acervo se resguarda en un cuarto especial con una temperatura de entre 13 y 15 grados y un factor de humedad menor a 60 por ciento. Además, está organizado por coordenadas astronómicas, (Ascensión Recta y Declinación).  

Además de las placas de la Cámara Schmidt, se cuenta con una pequeña colección del telescopio Carta del Cielo, localizado también en Tonantzintla, pero en el campus de la UNAM, y la colección completa de Monte Palomar que adquirió Guillermo Haro, así como unos mapas del mismo Observatorio de Palomar que se utilizan como referencia para localizar objetos celestes.  

El registro de esta colección en la Memoria del Mundo es un reconocimiento a la fecunda labor desarrollada por científicos como Luis Enrique Erro, Braulio Iriarte, Enrique Chavira y, especialmente, Guillermo Haro Barraza y, al mismo tiempo, asegura su protección y facilitará su divulgación.


Última modificación :
24-02-2015 a las 16:14 por Guadalupe Rivera

Luis Enrique Erro # 1, Tonantzintla, Puebla, México C.P. 72840 | Teléfono: (222) 266.31.00 | Contacto: difusion@inaoep.mx | Fax: 247.25.80

 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 México

Creative Commons License