inaoe.edu.mx
Asignar puntaje:
 

Rinden homenaje a la escritora y promotora cultural Luz María Chapela en la 8ª Feria Internacional de Lectura

 

Santa María Tonantzintla, Puebla, a 15 de febrero de 2015. La literatura debe enamorar. La escritura creativa debe formar parte de la lectura. El libro es un ecosistema al que se puede entrar y del que se puede salir, que nos transforma y nos permite cambiar lo que nos rodea. Armada con estas certezas, la escritora y educadora Luz María Chapela propone un nuevo mapa curricular para las escuelas mexicanas, que corresponda al momento actual que requiere de contenidos distintos a los que se manejan en las aulas.         

     

Imagen tomada del libro Dime, diré y dirás.

Estas son algunas de las ideas que compartió durante este fin de semana la autora de El maguey enamorado, Casa del caracol, Bichos, ¡Qué susto! y Ahora ¡abracadabra!, en las Jornadas de Ciencia y Lectura para docentes de la 8ª Feria Internacional de Lectura (FILEC), que este año le rindió un merecido homenaje.              

Luz María Chapela es maestra de mediadores de Salas de Lectura. Ha sido asesora de organismos gubernamentales y no gubernamentales, ha creado modelos educativos para el desarrollo cultural y es autora de libros de texto gratuitos y de obras como: Testimonios tabasqueños, Oye ¿te cuento un cuento?, La casa de todas las voces, Dime, diré y diras y El sótano de las golondrinas, por citar unas cuantas.  

En entrevista, Chapela comenta que originalmente estudió biología, ciencia que ha marcado gran parte de sus ideas en torno al libro y a la lectura. Después estudió pedagogía Montessori y se percató de que el maestro no debe enseñar al niño, sino darle las condiciones para que estudie. "Ya no regresé a la biología y salté al mundo de la educación indígena, donde descubrí el poder fascinante de la educación abierta en la que confías en que el estudiante puede construir su conocimiento sin que tú se lo des", agrega.  

Al trabajar en Tabasco con comunidades indígenas, se dio cuenta de que la literatura es un acervo al que uno puede acceder desde todas las condiciones y lugares: "La literatura es como un baúl portátil de cultura humana donde puedes encontrar a Ulises y a Gilgamesh, o a Aureliano Buendía frente al pelotón de fusilamiento. La literatura está ahí para que entres a cualquiera de esos mundos por voluntad propia, con ritmo propio y con una relación muy íntima con el libro que lees. Descubrí este poder inmenso cuando vi lo que ocurría con los niños de los albergues indígenas de Tabasco, y desde entonces he tratado de trabajar usando la literatura como herramienta. Tengo dos herramientas de trabajo: el juego y la literatura, y hago muchos ejercicios de juegos derivados de la lectura", añade la también promotora cultural.  

Interrogada acerca de los problemas que enfrenta la educación en México, Luz Chapela afirma que los retos de los maestros y mediadores de lectura son conceptuales: "La propuesta curricular para el programa de educación pertenece a principios del siglo veinte, por no decir al diecinueve, y nuestro momento está pidiendo contenidos muy distintos. Hemos trabajado con Raúl Mújica García, del INAOE, y con otros científicos, construyendo un mapa curricular y, nos damos cuenta de que hay infinidad de conceptos que deben estar presentes en la mente de los niños para que entren a los libros de una manera más libre y creativa, y que sin embargo están ausentes en el diseño curricular. También tenemos el reto de construir puntos de referencia para que los niños naveguen con rumbo propio en las redes sociales y en general en Internet, y en este momento no estamos construyendo esa capacidad".  

Hay infinidad de conceptos que deben estar presentes en la mente de los niños para que entren a los libros de manera libre y creativa, dice Luz María Chapela. Foto: archivo INAOE.

A pesar de haber abandonado la biología para dedicarse completamente a la educación, esta ciencia dejó marcada a Luz Chapela. Para ella, el libro es un ecosistema al que se puede ingresar y del que se puede salir, que nos transforma y nos permite cambiar nuestro entorno: "El libro tiene que abrir un mundo en donde se pueda entrar e interactuar con presencia propia. Tenemos el reto de construir autoconfianza, autoestima y la capacidad para que los lectores tengan una idea de ellos mismos y, por el otro lado, para que valoren la diversidad como recurso: entramos en el libro para interrelacionarnos, buscando propuestas y universos nuevos, y no a la manera del espejo, como en el siglo diecinueve, para repetir y encontrar alma mía sola, siempre sola o un alma idéntica a la mía. Ahora buscamos novedades, sorpresa, diversidad, modelos alternativos que nos ayuden a reflexionar y, por lo tanto, entramos como personas, con conciencia de nosotros mismos dispuestos a dialogar con otros. La lectura íntima, personal, a ritmo propio, te lanza hacia los otros para comentar lo que acabas de leer. Necesitamos hacer esta construcción interior del lector nuevo, y no como ahora con la lectura de comprensión que propone la Secretaría de Educación".  

El lector debe tener un papel activo y puede convertirse en un autor potencial. Foto: archivo INAOE.

Para comenzar a enfrentar estos desafíos Chapela sugiere integrar una colección de unos cien libros básicos capaces de enamorar a los que no leen. También recomienda que el lector tenga un papel activo y que se convierta en un autor potencial: "Cuando termines un libro, debes escribir creación derivada de lo que leíste: un poema, un glosario de frases que aprendiste, un regaño al autor, una propuesta o, como dice Gianni Rodari, el mago de la escritura derivada, un final distinto, que te metas como personaje e imagines qué harías dentro del libro si te dieran la oportunidad de modificarlo".  

Para concluir, Luz Chapela dice que este fin de semana en la FILEC trató de compartir con los docentes la certeza de que cuando se encuentra un libro enamorador, el lector se enamora. "Necesitamos lectores enamorados de la literatura, del libro, es decir, de la cultura humana. Quiero compartir con los maestros esta certeza e invitarlos a generar estrategias para incluir la escritura creativa como parte de la lectura: el lector puede ser un autor si así lo decide", dice.  

Las Jornadas de Ciencia y Lectura para docentes se realizaron los días 14 y 15 de febrero en el marco de la FILEC, que se llevó a cabo en las instalaciones del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) en Tonantzintla, Puebla. La Feria es coorganizada por este centro de investigación del CONACYT y el Consejo Puebla de Lectura A.C. en coordinación con otras instituciones.


Última modificación :
15-02-2015 a las 16:08 por Guadalupe Rivera

SALA DE PRENSA 2015

MULTIMEDIA

Luis Enrique Erro # 1, Tonantzintla, Puebla, México C.P. 72840 | Teléfono: (222) 266.31.00 | Contacto: difusion@inaoep.mx | Fax: 247.25.80

 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 México

Creative Commons License